¿Unos mates?

Futbol

Para Maxi, por haberme convidado de su mate.

El mate se comparte, esa es la tradición. Resulta extraño tomarlo solo, siempre se debe estar en compañía de alguien para disfrutarlo. O al menos esa es la explicación que un amigo argentino me daba a mí y a un grupo de latinoamericanos una tarde de verano, mientras nos acercaba el termo y nos invitaba a probar de su yerba. El mate, nos dijo, es una rutina que se lleva a cabo para conversar con los demás. Por eso, para que el mate tenga buen sabor, es necesario acompañarlo con historias y anécdotas, de lo contrario sabe mal o le falta sabor. Por eso fue que, entre sorbos de mate, nos pusimos hablar de futbol. ¿De qué otra cosa íbamos a hablar cinco latinoamericanos en territorio yanqui?