La ciudad a través del tiempo

Cultura

A cualquier hora del día hay menores dormidos en el metro. Viajan sin rumbo fijo; han subido abordo para descansar en la falsa noche del subsuelo, arrullados por el vaivén de los vagones.

El vertigo horizontal, Juan Villoro.

En su más reciente libro, El Vertigo Horizontal, Juan Villoro nos entrega una serie de ensayos que relatan el crecimiento fluctuante de la Ciudad de México. Como quien busca una estación precisa en el mapa del metro, los capítulos presentan diversas formas de lectura que conducen al mismo final. Orgullosamente chilango, como Mosiváis lo fue en su momento, Villoro nos demuestra con su última entrega la credibilidad y la fuerza que su voz ha adquirido entre los jóvenes lectores.

Como Villoro lo explica, el libro es el resultado de textos dispersos que fueron escritos a lo largo de veinte años. La única forma que existe para honrar los sucesos que acontecen en la capital, es escribiendo a través del tiempo. Es por eso que la lectura de los ensayos reunidos deja entrever dos historias. Por un lado, es relatada la realidad de la ciudad en los últimos años y por otro, algunas anécdotas que el autor ha presenciado en ella. Tratando de contar lo que es vivir en lo que él llama: Chilangolópilis, Villoro nos brinda un recorrido por sus calles preferidas.

Con tono autobiográfico, el autor se abre con sus lectores y brinda una perspectiva íntima desde su infancia, hasta su participación en el cambio de Distrito Federal a la nueva CDMX. En el transcurso de un punto a otro, son mencionados algunos de los barrios y personajes más emblematicos de la urbe. Entre los homenajes destacan el famoso barrio de Tepito, las incontables vulcanizadoras, los tenaces limpiaparabrisas, el menospresiado organillero y el ya extinto camotero. Todos ellos emblemas de la ciudad. Personajes que, de tanto repetirse, suelen pasar desapersividos. Nadie repara en ellos, pero es su conjunto lo que conforma, eso que los nostálgicos habitantes siguen denominando, D.F.

A lo largo del libro también son subrayadas varias de las contradicciones a las que se han amoldado los capitalinos. Entre los temas reunidos, el autor subraya el problema que actualmente se vive con el agua. Como Villoro explica: “las paradojas de una ciudad que se construyó sobre un lago, acabó con el agua, se inunda en temporada de lluvias y tiene problemas de abasto en varias colonias”. A pesar de ello, cada año, la gente emigra de la provincia a la ciudad con la certeza de quedarse. Queda claro que el amor desarrollado por la capital va más allá de las palabras. No hay argumentos que lo respalden, pero el sentimiento de pertenencia es mayor a las horas de tráfico que se deben tolerar. En su afán por adaptarse a vivir en ella, el capitalino considera parte de su rutina invertir horas entre trayectos y ha vuelto del coche una extensión de su casa.

Verticál

Para terminar con los relatos el autor incluye su texto, Con el puño en alto. Escrito durante el último sismo que azotó a la ciudad, Villoro culmina su obra explicando a lo que se refiere cuando habla del vértigo. El libro reúne las experiencias de vivir en una ciudad abarrotada de gente cuya expansión es continua. Una ciudad que, cuando tiembla, no espanta a sus inquilinos, sino que atrae a nuevos huéspedes. Orgullosos ciudadanos que, después de haber formado parte del espanto, permanecen en la ciudad con la consigna de poder relatar su testimonio. Los expertos en el tema argumentan “Cuando te toque entenderás” intentando prevenir a los menores sobre una futura réplica. Lo que ignoran los hablantes es que, en lugar de persuadir con sus relatos, las nuevas generaciones son motivadas. Los niños crecen con el anhelo de convertirse en testigos y poder repetir: “Yo lo viví”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s