El diagrama hecho novela

Cultura

La soledad es invisible, se atraviesa sin saberlo, sin darnos cuenta.

Conjunto Vacío, Verónica Gerber Biceci

Conjunto Vacío es la primera novela de Verónica Gerber Bicecci, quien se define a sí misma como una artista visual que escribe. Siendo fiel a esa concepción, la obra combina su agudo ojo artístico con su oído literario. Trazos y dibujos se unen en una trama que narra el retorno de Verónica, la protagonista, al búnker, su antiguo departamento, posterior a la paulatina desaparición de su madre y su reciente fracaso amoroso con el Tordo.

El planteamiento de la obra surge de una vuelta de tuerca del término matemático “conjunto vacío”  (Ø). 

«Es extraño llegar a un lugar que se corresponde contigo, pero al que no perteneces, –escribe la autora– reconocer una calle en la que no creciste. Dormir, comer, bañarte en una casa que debió quedar a la vuelta de la tuya. Deambular por un barrio en el que no jugaste. Conversar con gente a la que no conociste. Encontrar un hueco justo de tu tamaño, pero no poder llenarlo». Eso, y no otra cosa es un conjunto vacío. Un compuesto que no posee elemento alguno en su interior

De forma lúdica, la autora experimenta con esquemas y nos deja entrever la oquedad en la vida de la protagonista. Ese espacio hueco en el interior de su cuerpo es el escenario donde la trama se lleva a cabo. Utilizando el diagrama de Venn como inspiración, la autora revela la historia de sus personajes a través de la escritura y su diálogo con diversos planos visuales en los que encontramos líneas, figuras y dibujos. Gracias a esta doble articulación, la historia pasa de los problemas amorosos de sus personajes, a la reflexión sobre el exilio que viven los padres de la protagonista y cómo esta repercute en su vida. 

En Conjunto vacío no todos los juegos son matemáticos. Otros se plantean cuestiones en torno a las relaciones y los posibles límites entre arte y literatura, texto e imagen. Gerber, como ella misma lo confiesa en una entrevista realizada por la editorial Almadía, también coquetea con su propia historia. La confusión entre los nombres de la protagonista y la autora, ambas llamadas Verónica, dos mujeres con ciertos paralelismos en sus historias personales, genera una curiosa confusión que imanta al lector a no soltar el libro.

Con un lenguaje sencillo, que no se escapa de ser poético, las dos Verónicas revelan lo incompletos que podemos llegar a estar sin darnos cuenta. Gerber nos sumerge con la tesitura de su voz en una lectura melancólica y divertida en ese conjunto vacío, ese espacio hueco que todos, de una manera u otra, cargamos en nuestro interior.page_1.jpg

Curiosidades sobre Verónica Gerber Biceci:

  • En el 2013 obtuvo el III Premio Internacional de Literatura Aura Estrada por la publicación de Conjunto vacío.
  • Su obra plástica y visual ha sido expuesta en el Museo Carrillo Gil, el Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC) y el Museo Universitario del Chopo. Asimismo también se ha presentado en países como Alemania y Uruguay.
  • Otros títulos de la autora destacan los ensayos Mudanza y Los hablantes, y la colección de cuentos La fragilidad de las estrellas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s